miércoles, 1 de mayo de 2013

Iron Man 3

En esta tercera parte se cierra el círculo argumental iniciado en Iron Man. Un Tony Stark traumatizado por su lucha con los Vengadores debe enfrentarse a la organización terrorista Diez Anillos y a su líder, el diabólico Mandarín.

Llega la primera película de ese gran plan de Marvel por hacer films de todos sus personajes, en una macrofranquicia multimillonaria. ¿Y cual es mi opinión? Sinceramente... que no hay vida después de Avengers. A ver, no es una mala película, para nada, resulta entretenida y divertida, pero me ha dejado la sensación de que le falta algo. Concretamente, frescura. Me ha parecido más que lo mismo, me ha dado la sensación de que Jon Favreau (quien, por cierto, se reserva un papel secundario) exprime el argumento tanto que se está quedando sin ideas. El problema de la fórmula del "héroe con problemas" de Marvel es que el héroe tiene que tener algún foco para su problema. En el cómic, siempre ha sido el alcoholismo. En la película, quitan ese problema en la primera película (un alcohólico no es algo políticamente correcto en la América actual), así que tienen que sustituirlo por algo, en este caso un síndrome de ansiedad.

Pero bueno, vamos con los aspectos positivos. Es mejor que la 2. Bastante mejor. A ver, no es muy difícil porque la 2 a mi juicio es algo floja - posiblemente, una de las películas más flojas de Marvel - pero la verdad es que le da mil vueltas, sobre todo argumentalmente hablando. El tema del Mandarín está muy bien resuelto, con giro argumental y semisorpresa final. Introducen además a IMA (una organización Marvel de científicos malvados) de forma muy eficaz. Por supuesto, los efectos especiales y diseño de personajes, especialmente de las armaduras, son para quitar el aliento. La parte final, que no voy a desvelar - y que creo que está sacada de la saga Armor Wars, pero no estoy seguro ya que no soy un gran seguidor de Iron Man -, me ha encantado.

Ahora, los negativos. Como digo, me ha parecido un refrito. Sobre todo, un refrito de Avengers (de imprescindible visionado, por cierto, para enterarte de algunas cosas, especialmente ciertos diálogos). Por otro lado, la trama de IMA y el Mandarín, aunque bien hecha, me ha parecido un tanto demasiado enrevesada (y, creo, no se corresponde para nada con el cómic). Pero lo más importante: en esta película se pierde en parte el humor que caracterizó a las otras entregas, y también a Avengers. Aquí Stark es más serio y "maduro", sí, pero menos divertido. Para paliar este efecto, hacen a uno de los malos (no voy a decir cual por no spoilear) gracioso... algo que me ha parecido un error, pese a lo bien hecho que está. Error porque deja al villano por los suelos y, por lo que he leído, lo aleja demasiado de su versión comiquera (no me parece mal en el Joker, por ejemplo). Aparte, he notado a Robert Downey Jr. algo agobiadillo, se le nota un poco que empieza a estar hastiado de Iron Man (ha dicho que tras Avengers 2 no lo interpretará más). Personalmente, preferiría que dejasen Iron Man en trilogía, no me parece que tras esta tercera parte puedan continuarla de forma coherente por diversas razones, especialmente porque se enfrenta al Mandarín, su archienemigo comiquero. No obstante, mientras funcione, habrá más Iron Mans, seguro.

Por otro lado, la banda sonora me ha parecido algo floja, y demasiado parecido a la de Avengers, parecen los mismos acordes resampleados... ¿la de la primera parte era así? No lo recuerdo, pero diría que era algo mejor...

En fin, pues eso es lo que da de sí la última entrega del acorazado de Marvel. Recomendable con reservas, a mi juicio. Le doy un seis raspado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario