sábado, 27 de julio de 2013

Lobezno inmortal

Empezamos en la II Guerra Mundial, durante el bombardeo de Nagasaki. Lobezno está escondido y salva a un soldado japonés. Saltamos al presente, un Lobezno traumatizado por la muerte de Jean Grey malvive hasta encontrarse con Yukio, una japonesa que le dice que el soldado, ahora un rico empresario, se está muriendo y quiere verle antes de que llegue el fatal desenlace. Logan viajará a Japón, sin saber que le espera una dura y peligrosa prueba... y un nuevo amor.

Película creada por y para lucimiento de Hugh Jackman, que se ha puesto super cuadrado para este filme, y además lo visten muy bien, luce palmito con esa ropa taaaaaan bonita... por desgracia, es lo único bonito de la película (para deleite de sus numerosas fans, por otro lado). Tiene un look entre machito y metrosexual, alejándose bastante de la imagen comiquera del superhéroe (que siempre ha sido un hombre "de pelo en pecho").

Realmente, lo dicho arriba es lo mejor que se puede decir. Argumentalmente hablando no está mal, pero es algo lenta, y en ocasiones incluso aburrida. Si no vas a poner acción, sustitúyelo con algo que no sean planos y más planos del protagonista, no sé, con algo de argumento. Por otro lado, la vinculan con la olvidable "X Men 3", poniéndole planos a Famke Janssen (o como se escriba) que, sinceramente, no aportan nada y tienden incluso a agobiar en ciertos momentos. En resumen, guión flojo y predecible, más predecible de lo habitual en una película de superhéroes.

En cuanto a los efectos visuales, a ver, no están mal, pero tampoco matan, son lo habitual. Lobezno bien, Víbora (a quien dotan de unos poderes que en el cómic no tiene, pero bueno, se perdona) bien, el Silver Samurai bien... nada destaca, pero bueno, en ese sentido no hay quejas.

Las interpretaciones, pues lo dicho, todo se resume en dos palabras: HUGH JACKMAN. El actor ocupa tanto espacio que eclipsa a cualquier otro. Los demás se dedican a bailar al son que marca el señor Jackman, sin más. No hay ningún otro papel a destacar, él se los come todos... por lo menos en Iron Man 3, Ben Kingsley hacía buen papel, pese a lo poco que me gustó la película.

Esta película me ha demostrado dos cosas: 1) que Hollywood podría gastarse el dinero en productos más dignos y 2) que el declive de los productos marvelitas detectado en Iron Man 3 continúa. Y no, no voy a compararla con Man of Steel, porque ya sería el acabose...

En resumen: película de pasar el rato y poco más, mi puntuación personal es un seis raspado. A la altura de Iron Man 3. La recomiendo para féminas y hombres homosexuales, que en este blog no se discrimina a nadie, cuyo actor favorito sea Hugh Jackman, van a babear de lo lindo. El resto... bueno...


2 comentarios:

  1. Creo que ese último comentario de recomendarla para féminas y homosexuales está de más, la película me gusto, al menos mas que la primera parte, no maltrata tanto la historia original al menos, el ritmo no es trepidante pero no me aburrí con ella, si hay algo que no me gusto es la falta de sangre pero bueno ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás he sido demasiado sarcástico, si es así me disculpo, a veces ocurre.

      Me alegra que no te aburriera, a mi personalmente me sobraron mucho algunas escenas de la Jenssen... sobre todo al final.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar